8 de junio de 2008

Morón de la Frontera, un pueblo de mierda

Este jumento es Manuel Morilla, alcalde del PP de Morón de la...

No, no, un momento. Ya sé lo que están pensando y no es así. Este no es un artículo de críticas facilonas llenas de insultos y propio de un niñato sin formación ni discurso. En este artículo no hay ni un sólo insulto. Una cosa es un insulto y otra es un adjetivo que refleja objetivamente la realidad, no se equivoquen, y eso es lo que estoy haciendo.

Decía que este jumento (recuerden, realidad objetiva) es Manuel Morilla, alcalde del PP de Morón de la Frontera (Sevilla) y ex-apoderado de Jesulín de Ubrique y de muchos toreros. Hace dos semanas, durante un pleno del Ayuntamiento se aprobó nombrar alcaldesa honoraria del pueblo a la Virgen María Auxiliadora.

María Auxiliadora es un mito que nunca existió y que según la mitología cristiana fue elegida por Dios para ser su concubina, no consta que ella pudiese elegir. Se la folló con la ayuda de una paloma y sorprendentemente el mamporrero fue Dios, porque al hijo fruto de la relación no sólo no se le conoció jamás esposa, novia, aventura ni una triste gayola sino que prefirió pasarse la vida rodeado de rudos hombre de mar, así que un poco palomo sí parece que salió el zagal. Tras este polvete, Dios y el palomo nunca más volvieron por allí, de lo que se deduce que María en la cama era un muermo.

La propuesta de nombrar alcaldesa a esta moza venía del PP, que gobierna con mayoría absoluta en el pueblo con 13 concejales. En contra votaron los 2 de IU. Los 6 del PSOE no asistieron al pleno. Tras la votación, el mastuerzo del alcalde (sigo siendo objetivo) invitó a los ediles a entonar el himno de María Auxiliadora, que siendo una moza tan facilona pensé que sería Inmaculada de Pabellón Psiquiátrico, pero no. Los ediles de IU, descontentos con esta comunión entre lo religioso y lo público (¿han visto?, "esta comunión"), decidieron ausentarse del pleno, a lo que el mastuerzo respondió con silbidos (o intentos), abucheos, befa, mofa y escarnio. Pero es mejor que lo vean, de verdad:


Mucha gente se ha sentido indignada con el jumento y le han puesto de vuelta y media llamándole de todo (no como yo que me limito a describirle con objetividad) y no entiendo por qué, ya que no ha hecho sino cumplir con la voluntad del pueblo.

El jumento ganó las elecciones locales de 2007. El censo era de 23.426 personas. 9.448 (40,33%) se abstuvieron, 7.338 (31,32%) votaron al PP y 5.701 (24,33%) a PSOE, IU y PA. Así que si un tercio de la población respalda al jumento y a otro tercio y pico le da lo mismo, sólo queda menos de una cuarta parte del pueblo (PSOE+IU+PA) a los que les parece mal. Pues así es la democracia, amigo, entre un jumento y tú tres cuartas partes del pueblo prefieren al jumento o les da igual. Pero es que el jumento ya gobernaba en minoría (no sé si con pacto o no) la legislatura anterior, así que en 2007 lo que hizo fue aumentar su respaldo ciudadano hasta la mayoría absoluta.

Por eso no entiendo que critiquen al alcalde; nació en Morón y es vecino, se ve a la legua que es un borrico, es imposible que haya pasado toda la campaña electoral sin que los vecinos se diesen cuenta, así que si le han elegido es por algo. Si a alguien hay que criticar es al 40,33% de gilipollas (siempre objetivamente hablando) que el día de las elecciones se abstiene; por desinterés, desconocimiento o porque se van a la playa, da igual: gilipollas. A los que hay que criticar es a los inútiles de PSOE, IU y PA, que no sólo no supieron presentar una candidatura mejor que un jumento imputado por prevaricación por vertidos ilegales al río Guadaíra, sino que además el PA se quedó sin representación y los otros perdieron un concejal cada uno. Gracias a la inutilidad de estos y a la gilipollez de aquellos, un jumento gobierna con mayoría absoluta.

Pero lo más criticable, miserable y cobarde fueron, como tantas veces, los concejales del PSOE que ni siquiera asistieron. No votaron a favor porque no estaban a favor y porque jamás votarían a favor de nada que venga del PP, faltaría más. Y no votaron en contra porque en tres años habrá otra vez elecciones y no conviene que el jumento pueda echarles en cara que votaron en contra de la María Mitológica.

En un pueblo donde el 40,33% son gilipollas y el 31,32% votan a un jumento, eso te cuesta unas elecciones. La única forma de ganar la alcaldía en Morón de la Frontera (Sevilla) es ser un jumento o un cobarde miserable. Porque Morón de la Frontera es un pueblo de mierda.

Siempre objetivamente hablando.

3 de junio de 2008

Tú lo que quieres...

Churritos y porras

Enrique Dans, diciendo lo que piensa sin pensar lo que dice, en Twitter.

Enrique Dance lo vio antes, claro, porque yo no leo a Enrique Dans, cuidado.