28 de octubre de 2008

Chema Lapuente se pica

Hace un mes, en Las "Enmiendas Torpedo" en la SER, publiqué lo siguiente:
Tiene que ser un error, la SER tiene como colaborador habitual en varios programas a ese gurú experto en Internet que es Fernando Berlín y seguro que está muy volcado con este asunto en su web... Ups, pues no. Bueno, pero también tienen a Chema Lapuente, presentador de ese folleto de Mediamarkt que es el programa SER Digital, "el programa donde la tecnología es fácil", facilona y hasta simplona; seguro que él ha dicho algo en su web... Ah, pues tampoco.
En el enlace al final de la frase sobre Fernando Berlín, comprobarán que ahora sí hay algo publicado en su web sobre las Enmiendas Torpedo. Incluso quiso entrevistarme, pero yo, con la elegante modestia que acompaña mis múltiples virtudes, decliné el ofrecimiento y le sugerí otros nombres más versados en el tema.

Y si pinchan al final de la frase sobre Chema Lapuente, comprobarán que aún no ha publicado ni una palabra sobre el intento de cargarse el P2P y de paso controlar las comunicaciones privadas sin autorización judicial, sin duda una menudencia, un tema menor comparado con los que suele tratar en su programa SER Digital. Como por ejemplo en el último, dedicado íntegramente a repasar los ordenadores candidatos a llevarse los afamados premios Digital01 que entrega la SER y que ya van por la cuarta edición, ya saben... Sí, hombre, los premios esos, ya saben... Ah, que no saben... Pero si son famosísimos. Quizá les suene como Premios Digital01 por su Destacada Labor en el Campo de la Excelencia... ¿Tampoco? Vaya.

Bueno, al grano. Que esto que publiqué hace un mes y pico parece ser que a Chema le ha picado y se lo ha guardado hasta el sábado pasado, que ya no ha podido más. Y me entero por Pensamiento Borroso (gracias), que tiene el despertador sintonizado en la SER y salía de la siesta. Para que no se tengan que tragar todo el FOLLETO DE MEDIAMARKT que es ese programa, aquí les dejo el momento donde se refiere a mí (creo) sin nombrarme, pero se lo pueden saltar y pasar al siguiente feed porque tiene el mismo interés que el resto del programa.


Por supuesto, mi opinión sobre SER Digital no es más que eso, mi opinión, y como tal debe ser tomada. Pero si lo critica también Sonia Blanco... Ah, amigo, entonces no hay más que hablar.

18 de octubre de 2008

Negocio de mono

Todos nos hemos reído e indignado alguna vez recordando cómo esa lacra social que son los distribuidores cinematográficos traducen algunos títulos de películas norteamericanas. Mi caso favorito lo forman dos películas.

An affair to remember es una película de 1957 cuyo título significa algo así como "Algo para recordar", pero el distribuidor tuercebotas en España la tradujo como "Tú y yo"; y Sleepless in Seattle es una película de 1993 cuyo título significa algo así como "El insomne de Seattle". En esta última hay múltiples referencias a "An affair to remember", así que 36 años después otro distribuidor tuercebotas traduce ésta como... "Algo para recordar". Como diría el bicho, tócate los cojones, Mariloles.

Pero no es de títulos de películas de lo que quería hablar sino de títulos de canciones. Hasta bien entrados los 90, cuando aún se vendían muchos cassettes y vinilos, no era nada raro encontrarse que los títulos originales en inglés tenían al lado su traducción en español. Incluso cuando estaban bien traducidos quedaba raruno. Ejemplo: en el Off the wall de Michael Jackson, "Don't stop 'til you get enough - No pares hasta que consigas suficiente". Pero cuando estaban mal traducidos... Ay, amigo, qué momentos de vicisitud y sordidez.

Como me deshice de todos mis (pocos) vinilos hace ya algún tiempo en la bendita Metralleta, ya ni me acordaba de estas funestas prácticas, pero hace unos días en casa de una amiga descubrí uno de esos recopilatorios de alguna colección de chichinabo de algún periódico, un grandes éxitos (más o menos) de Eric Clapton. La selección no me dijo nada, las grabaciones menos aún, pero la contraportada... Oh, la contraportada.

El inglés con 1000 palabras... o menos

Lo que es el cerebro; es ver "monkey business" en inglés, "negocio de mono" en español... y acordarme del profesor Maurer y su Inglés con mil palabras.