Antena3 Noticias y el inglés con 6 palabras

17 comentarios

Aunque el espantoso vídeo lo he hecho yo, de esto supe por Malaprensa.

Noticia original
.

Top Gun según Quentin Tarantino

7 comentarios
Alguno ya sabrá de qué voy a hablar por el título. Yo lo tenía como algo conocidísimo, pero es que lo he contado un par de veces recientemente a unos amigos y a ninguno le sonaba, así que allá va.

Hace años grabé de Canal+ una película titulada Duerme conmigo sólo por verla. Era un coñazo. Lo mejor de ella era un cameo de Quentin Tarantino (creo que amigo del director) en la escena de la fiesta, una escena en la que explicaba el verdadero mensaje de "uno de los mejores guiones de la historia de Hollywood": Top Gun.

Hoy, aplazando una vez más el momento de empezar a justificar mi sueldo, me ha dado por buscar esa escena en YouTube, y está, por supuesto, porque TODO está en YouTube. Aunque no en castellano. Y como ganas de procrastinar no faltan, me he tomado la molestia de buscar el guión original de esta escena (escrita por Roger Avary y que en principio iba a salir en otra peli) y hasta de traducirlo. Tocándome los huevos soy mítico:
SID (Quentin Tarantino): ¿De qué va una película, de qué va realmente? ¿Qué género toca?

DUANE (Todd Field): ¿Cómo, en una línea?

SID: No, no el puto chico-conoce-chica, eso me importa una mierda. Puto chico-conoce-chica, puta peli de moteros... No, ¿cuál es el verdadero mensaje? El verdadero mensaje, de eso estás hablando. Porque la idea, tío, es subversión. Quieres subversión a un nivel máximo. ¿Sabes cuál es uno de los mejores guiones jamás escrito en la puta historia de Hollywood? Top Gun.

DUANE: Oh, vamos.

SID: Top Gun es cojonuda. ¿Qué es Top Gun? Tú piensas que es una historia de un grupo de pilotos de combate.

DUANE: Un grupo de tíos meneando las pollas y vacilando.

SID: Es la historia de la lucha interior de un hombre contra su propia homosexualidad. ¡Es eso! De eso va Top Gun, tío. Tienes a Maverick, ¿vale? Está en el límite, tío, está justo en la puta raya, ¿vale? Y tienes a Iceman y todo su grupo. Son gays, representan al hombre gay, ¿vale? Y le están diciendo: "Ven, ven con los gays, ven con los gays". Él podría escoger los dos caminos.

DUANE: ¿Y qué pasa con Kelly McGillis?

SID: Kelly McGillis es heterosexual. Ella dice: "No, no, no, no, sé normal, sigue las reglas, sé normal". Ellos dicen: "No, ven con los gays, sé gay, hazte gay", ¿vale? Eso es lo que ocurre durante toda la película.

Él va a casa de ella, ¿vale? Parece que van a acostarse, ya sabes, están hay recostados, él se da una ducha y todo lo demás. Y no se acuestan. Él coge la moto y se va. Y ella se queda como diciendo: "¿Qué coño... qué coño está pasando?". Siguiente escena. En la siguiente escena la ves, está en el ascensor, ¡vestida como un tío! Lleva la gorra, las gafas de piloto, la misma chaqueta que Iceman... Ella piensa: "Vale, así es como voy a conseguir a este tío, éste que se está haciendo gay, voy a traerle de vuelta, le sacaré del camino gay, así que voy a usar un truco, voy a vestir como un hombre", ¿vale? Así es como lo intenta.

Muy bien, pero el verdadero final de la peli es cuando luchan contra los MIGs al final, ¿vale? Porque él se ha pasado a los gays. Son el puto equipo de combate gay, ¿vale? Y están dándole a los rusos, los gays están dándole a los rusos. Y se acaba, y aterrizan, y Iceman ha intentado ligarse a Maverick todo el tiempo, y por fin lo ha hecho, ¿vale? ¿Y cuál es la puta frase final que se dicen? Están todos felices dándose besos y abrazos y Iceman se acerca a Maverick y le dice: ¡"Tío, puedes ir a mi cola cuando quieras"! ¿Y qué dice Maverick? ¡"Tú puedes ir a la mía"! ¡Duelo de pollas, duelo de pollas!
La escena extraída de la peli es ésta, pero aquí os dejo un montaje que alguien ha hecho intercalando escenas de la propia Top Gun. Ambas en inglés.


Aunque en realidad Iceman no dice "You can ride my tail any time" sino "You can be my wingman any time". Pero si Piqueras no deja que la realidad le estropee un titular menos va a dejar Tarantino que le joda un chiste. Sólo faltaría.

Juan Ruiz Sierra, plumilla rabioso

20 comentarios
Como ya sabrán, ayer se celebró en Madrid la III Manifestación Nacional Motera (PDF). Asistí e hice fotos pero a título personal, así que no esperen mediciones. Si quieren más información, ustedes mismos. Y si quieren menos información, la crónica de Juan Ruiz Sierra en El Periódico, que copipegaría aquí para no darles visitas, pero el nivel de este blog ya es lo bastante bajo para ensuciarlo con semejante bazofia. Vayan, léanlo y ahora empezamos con el comentario de texto.

Tic, tac, tic, tac...

Empecemos por el titular.
Los moteros salen a la calle para pedir la retirada del 'tributoverde'.
¡Cómo! ¿No quieren pagar un impuesto ecológico? ¡Malditos moteros contaminantes e insolidarios!

Claro, ellos dicen que no se les vuelva a aplicar el "tributoverde" -así, to' junto- o antiguo impuesto de matriculación, que se les dejó de aplicar por la reforma que cuenta (mal) más adelante y se les quiere reaplicar ahora porque el Gobierno se ha dado cuenta de la cantidad de pasta que dejan de ingresar.
la ceremonia de rabia motera que tuvo lugar ayer en Madrid.
¡Malditos moteros contaminantes, insolidarios y rabiosos!

Tan rabiosos estaban que la presentadora dijo cuatro veces que a ver si nos animábamos, que no había ambiente, que estábamos muy parados, que no se nos oía... Entre el adelanto de la hora de la convocatoria dos días antes, que había mucha menos gente y que no dejaron entrar motos en el parking y éste se veía muy vacío, la gente estaba apagadísima. Hasta Juan y Medio dijo que parecía que habían venido los moteros eunucos o algo así, pero Juan Ruiz Sierra vio que la rabia, como la procesión, iba por dentro, a él no le engañaron.
Pese a que el Gobierno está sustituyendo progresivamente esas barreras metálicas que son como navajas para sus cuerpos desprotegidos, la reivindicación estuvo también presente esta vez
¡Malditos moteros contaminantes, insolidarios, rabiosos e impacientes!

¡El Gobierno las está sustituyendo progresivamente! Calma, coño, que tenía yo un susto... Como ayer murió un chico en Colmenar Viejo contra un quitamiedos pensé que era urgente, pero si los están sustituyendo progresivamente... Que alguien se lo diga a la familia, que estarán con un disgusto... Y al hijo de Luis Alberto Rubio Sánchez, que se lo digan también, seguro que se parte de risa igual que el quitamiedos partió a su padre en dos.

Mensaje para los jefes de Juan Ruiz Sierra: por favor, denle acceso a los teletipos de Europa Press, que el chico aún no se ha enterado de que la DGT no descarta que se recorte el presupuesto para el cambio de guardarraíles. Y la próxima vez que se queje de su sueldo o sus condiciones laborales, recuérdenle que las están mejorando progresivamente, que un poquito de calma.
junto a otra de nuevo cuño: los motoristas exigieron la retirada del impuesto de matriculación.
¡Malditos moteros contaminantes, insolidarios, rabiosos, impacientes y caprichosos!

El año pasado no decíais nada de esto, ¿eh, moteros? Sí, claro, me diréis que porque el año pasado no se había cambiado el impuesto. ¡Excusas! Un poco más de previsión, hombre, seamos serios como Juan Ruiz Sierra, que seguro que cuando los periodistas pidan una reforma de su convenio, la llamará también "de nuevo cuño".
las motocicletas están exentas de pagar la tasa al vincularse esta a las emisiones de CO2, pero ahora el Gobierno ha echado marcha atrás y tramita en el Congreso una nueva modificación de la norma para incentivar los vehículos que contaminan menos.
O sea, que según Juan Ruiz Sierra se les quitó el impuesto y se les vuelve a poner por el mismo motivo, fomentar los vehículos menos contaminantes. O Juan Ruiz Sierra no ha entendido nada, o no le interesa un pijo, o le da rabia que su coche sí pague impuesto de matriculación o escribe con una mano mientras se rasca la entrepierna con la otra. O yo soy un maldito motero, contaminante, etc, etc.
entre canciones de heavy metal del antiguo a un volumen absolutamente escandaloso
¡Malditos moteros contaminantes, insolidarios, rabiosos, impacientes, caprichosos, antiguos y escandalosos!

Sí que debía estar alta para que en un artículo tan corto no hubiese nada más importante que contar, como por ejemplo las docenas de voluntarios recogiendo donativos para la campaña para intentar salvar la vida de Juanma, un niño de cuatro años con síndrome de Alexander, o que había camiones de la Cruz Roja para donar sangre y que se animó a donar docenas de veces por los micrófonos, o que se regalaban camisetas y chalecos con eslóganes, o la presencia de otros colectivos, clubes motoristas, revistas, o que se hizo hincapié muchas veces en ser respetuosos y cívicos durante la manifestación... Pero todo eso carece de importancia al lado del heavy metal antiguo, por amor de Dios.

Por cierto, el "heavy metal del antiguo" era éste. Respecto al volumen, yo estaba a unos quince metros del escenario frente a los altavoces y allí no se quejaba nadie. Juan, chico, ya sabes lo que se dice: si te parece que está demasiado alto es que eres demasiado viejo.
vinieron a decir que este cambio normativo obedecía a una gigantesca conspiración encabezada por el director general de Tráfico, Pere Navarro, para "acabar" con ellos.
¡Malditos moteros contaminantes, insolidarios, rabiosos, impacientes, caprichosos, antiguos, escandalosos y conspiranoicos!

No, plumilla, no "vinieron a decir", dijeron eso exactamente. Pero quizá lo entiendas mejor -o lo entiendas algo- cuando leas la definición de metáfora. Es como lo tuyo, que no es lo mismo ser periodista que escribir en un periódico.

Y ahora viene mi parte preferida:
"Los impuestos tienen únicamente por objetivo hacer desaparecer las motos de las calles. ¡Pues no van a poder!", (...) protesta que (...) acabó con los manifestantes circulando en grupo por Madrid y cortando así el resto del tráfico en buena parte de la ciudad.
¡Malditos moteros contaminantes, insolidarios, rabiosos, impacientes, caprichosos, antiguos, escandalosos, conspiranoicos e hipócritas!

¡Denuncian que les quieren hacer desaparecer y luego cortan el tráfico! Habráse visto... O sea, como todas las manifestaciones. A Juan Ruiz Sierra se le olvida (ejem) aclarar que en realidad quien cortó el tráfico fue la Policía Municipal, que es quien tiene esa función en Madrid, y que lo hizo después de que la Delegación del Gobierno autorizara la manifestación hace un mes y que lo hizo después de que se pidiese el preceptivo permiso para celebrarla. O sea, como en todas las manifestaciones. "Los manifestantes cortaron el tráfico", guau, paren rotativas, titular a tres columnas y editorial.
Como en otras ceremonias del colectivo motero
¡Malditos moteros contaminantes, insolidarios, rabiosos, impacientes, caprichosos, antiguos, escandalosos, conspiranoicos, hipócritas y ceremoniosos!

Claro, es que no fue una reivindicación ni una manifestación. Los moteros hacemos ceremonias. Después nos fuimos todos al garaje del Johnny, cada uno con su barril de cerveza, nos emborrachamos, nos meamos las chupas, nos follamos todos a la putilla de la banda y nos hicimos unos tatuajes con tinta de boli. Ya saben, las ceremonias moteras.
la palabra más repetida --es decir, la más gritada--
¡Malditos moteros contaminantes, insolidarios, rabiosos, impacientes, caprichosos, antiguos, escandalosos, conspiranoicos, hipócritas, ceremoniosos y gritones!

¡Y gritando! ¡Qué gentuza! Claro, no se oyen. Normal, si ponen "heavy metal del antiguo a un volumen absolutamente escandaloso"...
fue "¡respeto!",
Mentira. Fue "Navarro, dimisión". Háganme caso, yo sí estuve.
indicativa de que, entre todas las criaturas que pueblan el asfalto, los motoristas se consideran los peor tratados.
¡Malditos moteros contaminantes, insolidarios, rabiosos, impacientes, caprichosos, antiguos, escandalosos, conspiranoicos, hipócritas, ceremoniosos, gritones y victimistas!

Si Juan Ruiz Sierra fuera motorista, lo de "las criaturas que pueblan el asfalto" podría pasar por la clásica lírica ridícula de Easy Rider, %1, "Live to ride, ride to live" etc. Claro, que si fuera motero sabría que los moteros son los peor tratados y habría visto pasar su vida en diapositivas más de una vez, como yo. Pero como no lo es, no lo sabe, y "criaturas" sólo es una palabra -una más- mal escogida. O bien, porque a estas alturas la retranca y el menosprecio del plumilla son evidentes.
Juan y Medio, en el papel de invitado famoso
¡Malditos moteros contaminantes, insolidarios, rabiosos, impacientes, caprichosos, antiguos, escandalosos, conspiranoicos, hipócritas, ceremoniosos, gritones, victimistas y figurones!

Qué cabrón, fue sólo a hacerse la foto, cómo son los famosos, qué gentuza. No fue porque sea motero desde hace muchos años, ni porque haya visto morir en la carretera a varios moteros amigos, ni a pedir solidaridad y apoyo para la familia de Juanma, el niño enfermo... Qué va, fue sólo a hacerse la foto, el famosillo... Menos mal que estaba ahí el ojo clínico de Juan Ruiz Sierra.
Los moteros salieron en tropel a protestar por las calles
¡Malditos moteros contaminantes, insolidarios, rabiosos, impacientes, caprichosos, antiguos, escandalosos, conspiranoicos, hipócritas, ceremoniosos, gritones, victimistas, figurones y en tropel!

¡Ya te digo, salimos a toa hostia por la Av. Concha Espina quemando rueda, el tubarro explotando...! Buah, tan en tropel salimos que no pasamos de segunda y rara vez de primera, por un sólo sentido y parándonos en el semáforo del Po. Habana tal como indicaba la Policía Municipal. ¡Pero porque nos daba la gana, ¿eh?, que éramos moteros rabiosos y si nos ponemos farrucos os cagáis! Grrr...

Para que vean el tropel:

y uno de ellos, bromista, le dijo a otro: "Si nos perdemos, yo soy el de la moto".
¡Malditos moteros contaminantes, insolidarios, rabiosos, impacientes, caprichosos, antiguos, escandalosos, conspiranoicos, hipócritas, ceremoniosos, gritones, victimistas, figurones, en tropel y sin gracia!

En serio, Juan, ¿qué pasó? ¿Tu mujer se folla a un motero?

En medio del medio (12)

0 comentarios
Pero porque me lo pide RinzeWind, ¿eh?

Hace muchos, muchos años en un Madrid muy lejano, trabajaba yo en prácticas para un pequeño medio local, tan local que sólo tenía constancia de un oyente: el segoviano, el dueño del bar de la esquina. Pero con ínfulas, ¿eh?, que tenías que ver a nuestras jefas en las reuniones de redacción hablando como si fuésemos el Washington Post y sobre quién iba mejor vestido para ir al parto de la Infanta en la Clínica Ruber, no fuese a haber quejas de la Casa Real. Y juro que no es un ejemplo, que yo estuve en esa discusión.

Durante un tiempo estuve en Informativos haciendo lo mismo que los profesionales de verdad, los de los grandes medios como El País, Telecinco o la Cadena SER: copi-pegar lo de Europa Press, EFE y la competencia y disimularlo un poco según el tiempo que tuviese. Algunas veces me enviaban a cubrir ruedas de prensa chorras, pero un par de veces tuve la suerte de que me mandasen a la rueda de prensa que daba Gallardón -entonces aún presidente de la Comunidad de Madrid- después del Consejo de Gobierno.

Eso molaba porque te codeabas con los profesionales de verdad, podías ver cómo trabajaban, cómo hacían las preguntas y en qué temas, podías intercambiar unas palabras y quizá hacer un contacto laboral interesante, entrabas en el informativo de las 14 h. en directo desde la sede de la Comunidad y, sobre todo, que en ese edificio, al menos en tiempos de Gallardón, siempre había papeo: bollitos por la mañana, aperitivos por la tarde, refrescos, cerveza, cafés... Luego descubrí que no era una forma de comprar a la prensa, que para los buffets son mucho más buitres que un jubilado, sino una estrategia.

Gallardón se sentó, buenos días, les voy a leer las decisiones adoptadas hoy por el blablablá... Se acoda en la mesa cruzando los antebrazos, baja la cabeza y empieza a eso, a leer monótona y monocordemente, a media voz y sin la menor inflexión. Y después de unos canapés, medios-sandwiches, un vino de la tierra y un cigarrito, aquello era como tumbarte en verano en un prado junto a un arroyo tras comer una paella: narcotizante.

Yo, novato, empecé a escribir a toda mecha: cada decisión, cada dato, cada partida presupuestaria, cada proyecto, cada nombre. Gallardón, inclinado hacia delante, casi encorvado, no paraba, sin prisa pero sin pausa, sin comas ni puntos, sin acentos... Nos arrullaba como el sonido del motor del autobús y lo hacía muy bien. En un momento levanté la cabeza y miré a mi alrededor; las cámaras y grabadoras funcionaban solas y sus dueños bostezaban recostados en sus asientos, sólo un par de redactores apuntaban algo. Decidí que si esa gente, con más experiencia que yo, no escribían nada es que quizá no era importante, así que me limitaría a tomar nota de lo que ellos tomasen nota. Insisto, era novato, no iba a revolucionar la profesión el primer día.

Al cabo de un minuto el bisbiseo de Gallardón nos tenía a todos groguis. Dijo algo de una inversión en un colegio católico que me hizo abrir un momento los ojos... pero no, nadie lo apuntaba. Dijo algo de la adjudicación de unas obras de no sé cuántos cientos de millones... y nada, nadie lo apunta; joder, pues yo juraría que eso es importante... Remodelación de la carretera tal... tampoco. Y entonces lo hizo.

Gallardón se paró en seco, levantó la cabeza y las cámaras por fin pudieron grabar su rostro, descruzó los brazos, sacó los codos de la mesa y se enderezó como un modelo. Dijo: "Ah, sí... Esto es importante. Se ha aprobado una partida presupuestaria de Educación...".

Inmediatamente todos los redactores empezaron a escribir. Y casi al dictado. Gallardón leía despacio, hacía pausas, inflexiones en la voz entre el sujeto y el predicado, comas, gestos, subidas, bajadas, sonreía, subrayaba los datos, ¡los repetía! Y los plumillas copia que te copia. La noticia, como se imaginarán, era de esas que da continuamente TeleEspe, con la que todos estaríamos de acuerdo, algo netamente positivo, necesario y tal. "La Comunidad de Madrid se sitúa así a la cabeza de tal... La mayor inversión en cual... El paro en Madrid desciende a lo otro...".

Hasta que terminó la noticia. Entonces volvió a apoyar los codos, cruzar los brazos, bajar la cabeza y a la lectura monocorde. Y los plumillas posaron sus bolis, se recostaron y siguieron bostezando. Menos yo. Yo estaba flipando en colores y pensando "No puede ser, esto no puede ser lo que parece, es demasiado obvio".

A los dos minutos volvió a hacerlo. Se detuvo en seco, dijo "Ah, esto es importante", se enderezó y empezó a hablar como un locutor publicitario. Y los periodistas vuelta a escribir otra noticia altamente favorable para la Comunidad de Madrid. Y cuando se acabó vuelta a encorvarse y a bisbisear y los periodistas a dormir. Le vi hacerlo cuatro veces y de la docena de medios que estábamos allí, no más de seis apuntaron algo aparte de lo que Gallardón designó como "importante".

Cuando terminó la rueda de prensa me tuve que contener para no levantarme y aplaudirle, gritarle bravos, lanzarle rosas... Me pareció una demostración soberbia y la mejor lección que me habían dado en todo el curso de periodismo. Para mí la noticia del día habría sido la maestría con la que Gallardón se folla a los redactores de todos los medios, ¡y cada semana!

Al llegar a la redacción busqué qué habían destacado de esa rueda de prensa los "profesionales" de la SER, Onda Cero o la COPE. Y destacaron, por supuesto, lo "importante". Y nada más. Por eso Gallardón es el puto amo.